Cuidado que es Bravo !

By on agosto 24, 2016

Imagina que cada ves que sales en la mañana, con los minutos contados, el coche de tu vecino está estorbando tu entrada, y esto sucede todos los días, claro está que cada ves que le vas a reclamar llegas con la espada desenvainada queriéndole cortar la cabeza. O no? Lo mismo pasa con los perros que son agresivos, solo se están queriendo defender, pues todo lo que han recibido del humano son golpes y maltratos. 

Aguas que es Bravo, luego tira la mordida…

Es lo que me dijo el “Tuercas” cuando me detuve a que revisara una llanta que se me había ponchado. Un perro güero me olfateaba a lo lejos, escondido detrás de una pila gigante de neumáticos viejos. Como atraído por un imán en automático, no sé por qué tengo la debilidad de voltearlos a ver y quizás hasta llamarlos, (que hacemos, solitos nos llegan suele decirme mi esposa) y poco a poco se acercó a mí, como en realidad no sabía qué tan “Bravo” era, preferí no invadir su territorio y no retarlo acercándome yo a él, sin mucho contacto visual pero siempre alerta, dejé que se acercara, me empezó a oler el zapato y luego poco a poco giro delante de mí, me volteaba a ver de reojo alzando cada ves mas su nariz buscándome la mirada, me dí pequeños golpecitos a la altura de la bolsa del pantalón sin inclinarme hacia él y le empecé a hablar en voz baja y calmada, Quiubo güero le dije, para entonces su cabeza y cola ya no estaban agachadas, su cola la movía de izquierda a derecha como ondulando una bandera y al instante siguiente abrí la Palma de la mano y se la ofercí para que la oliera, nunca tocando la parte superior de la cabeza, si no más bien de lado dejé que él tocara mis dedos y los olfateó también, tres segundos después se me restregaba como gato, le rasqué el cuello, le di palmaditas en las costillas y poco a poco me agaché hasta sentarme junto a él.

Pus que le diste? Me preguntó él tuercas.

-Nada, pero si me das chance, le puedo dar unas croquetas que traigo en el coche.

Pus como veas me dijo, mientras desmontaba la llanta del rhin.

Vente pa cá le dije al güero, a lo cual accedió sin chistar, como si supiera que en realidad algo bueno venía. Cómo supo que no le haría daño, o que no lo golpearía como es normal en su día a día? Eso del sexto sentido de los perros sí que es cierto.


Ahí estaba junto al feroz animal, en una zona comprometida, pues el alimento es lo que más cuida un perro, y más aún si es un perro sin hogar, pero por qué no fui víctima de un brutal ataque?

​​

  1. No invadí su espacio
  2. No hice movimientos bruscos
  3. No lo toqué inmediatamente 
  4. Dejé que fuera él, el que se acercara a mí y no al revés 
  5. Le hablé con tono suave y calmado
  6. Nunca enseñó los dientes, lo cual me permitió ver que su primera acción no sería el ataque.
  7. Llegó con las orejas hacia el frente, nunca las agachó hacia atrás.
  8. Varias veces me dio la espalda, si me hubiera querido morder, jamás me hubiera perdido de vista.

Todos los perros son diferentes, al igual que pueden ser sus reacciones, sin embargo no se trata de andar retando perros a ver cuál es Bravo y cuál no, se trata de que cuando vallas a ayudar a un perro tomes las precauciones necesarias, muy pronto voy a subir un video a nuestro CANAL DE YOUTUBE espero que puedas ir ahora y suscribirte y así no perdértelo !

La mayor cantidad de casos de perros agresivos responden a un mal manejo por parte del dueño y más aún a perros que han sufrido maltratos y abusos; Si cuando vayas a ayudar a un perro creas que puede resultar en una agresión, es mejor que recurras a un profesional, el acto de ayudarlo es loable, pero tanto tu seguridad como la del perro están primero. 


​​

    About arturo

    Acerca de mi: Vivo felizmente casado, con 10 perros, más los que se van añadiendo a la manada, nunca he vivido sin perro, ni quiero. Descarga nuestra app, es gratis! encuéntrala con la palabra croqueton

    Leave a Reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *