La Chulis, perrita que murió por la pirotecnia.

By on junio 18, 2017

Me platicó Don Epigmenio que sucedió en la fiesta del pueblo que se celebra cada año en la comunidad de San Pedro Tlachichilco en Tulancingo Hidalgo.

Estábamos toda la familia aquí en la casa tratando de consolar a la perrita que parecía que se le salía el corazón a la pobre, los otros animalitos que tenemos también la pasaban re mal pero pues como que se esconden ahi en el establo y las gallinas se meten al granero las pobres, pero la que si le sufría era la Chulis. Ya le digo, nomás veíamos como temblaba y le lloraban sus ojitos.

Tristemente La Chulis, una perrita criolla que había llegado a su puerta en busca de comida 5 años atrás y a quien dieron asilo, sufría terriblemente a causa de la pirotecnia, Don Epigmenio que es conocido en el pueblo por poner un puesto de nopales los domingos, me narró que esa noche al igual que muchas ocasiones atrás intentaban de todo, poner incienso, envolverla con sábanas, darle tecitos, arrullarla y apapacharla mucho, “hasta lo que no hicimos” me dijo.

Pues mire, yo he vivido aquí toda mi vida y la verdad sigo sin entender para que tanto cohete, yo soy católico pero aquí entre “nos”, no creo que a Diosito le guste eso, por que mire, contamina harto, Los animalitos la pasan re mal, ya ve que hasta se me murió mi Chulis, y luego me da harto coraje cuando pasan por la cooperación para comprar los cohetes cada año piden más y uno luego no tiene ni pa darle de comer a la familia y que va a andar uno gastando en eso… pura gastadera y pura contaminada.

En su relato, Don Epigmenio me dijo que creían que La Chulis se había pegado y desmayado por que en un segundo que se descuidaron salió corriendo, “Ya se nos iba a la calle y que tal que me la atropellan” como había pasado 6 meses antes con otra festividad . Cuando llegaron con ella estaba en el patio de la casa acostada y al ver que no respondía corrieron de inmediato con el Veterinario del pueblo, pero ya fue demasiado tarde, al parecer todo indicaba que falleció a causa de un infarto.

No sabemos si vamos a tener otro perrito por que le sufrimos mucho a La Chulis y era parte de la familia, estamos bien tristes todos. Deberían de aprender a respetar.

Tristemente ésta historia se repite día a día en toda ranchería, pueblo, estados y grandes ciudades de México, así como a Don Epigmenio a quien tengo años de conocer por ser su cliente habitual, y quien me contó su historia por que según sus palabras, me gustan mucho los animalitos y sabría entenderlo por aquí en el pueblo nomás nadie le hacía caso, es común enterarse de casos así de tristes.

Ojalá algún día entendamos que no se trata de acabar con las tradiciones, pero si deberían de aprender que su libertad termina donde empieza la nuestra, que podrían tener sus celebraciones pero moderando el uso de contaminantes, no es necesario que pasen horas enteras echando estridentes cohetes y poniendo en riesgo vidas humanas y no humanas.

About arturo

Acerca de mi: Vivo felizmente casado, con 10 perros, más los que se van añadiendo a la manada, nunca he vivido sin perro, ni quiero. Descarga nuestra app, es gratis! encuéntrala con la palabra croqueton

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *